Muebles

Nuevo paradigma en la elección del mobiliario de trabajo en las grandes compañías.

Dinamismo, flexibilidad y personalización son las claves que las empresas prefieren hoy a la hora de elegir el mobiliario y los complementos de trabajo.

Las compañías de Latinoamérica están migrando rápidamente de las grandes y tradicionales marcas globales a fabricantes de escala menor y con capacidad para satisfacer sus necesidades especiales con diseños y terminaciones ¨a medida¨, para cumplir sus objetivos de productividad, eficiencia y satisfacción. Es decir, eligen proveedores que atiendan a las necesidades puntuales y los detalles requeridos en sus espacios de trabajo.

Los estudios científicos han comprobado que si las personas se sienten a gusto en su espacio laboral, son mucho más eficientes. Cuando el mobiliario tiene el grado justo de personalización, los empleados se comprometen personalmente con los proyectos y las tareas, haciendo más productivas sus jornadas e identificándose con el desarrollo y el éxito del proyecto y de la compañía.

El trabajo colaborativo y nómade, de la mano de la tecnología, han cambiado radicalmente el perfil profesional, obligando a las empresas a asimilar rápidamente que el grado de personalización potencia las habilidades de sus equipos de trabajo, motiva a sus empleados y afirma su identidad corporativa, generando un ecosistema singular en el que todos se siente parte.

Este nuevo paradigma funcional-operativo se da en Latinoamérica de una forma acelerada y cambia todos los criterios de diseño y elección de proveedores: ya no importan la magnitud de una empresa ni su fama, sino el diseño, la escala, los estándares de producción y, fundamentalmente, la capacidad de customerización en todas las líneas. Es decir, los proveedores deben ser capaces de atender hasta los más mínimos detalles, a fin de garantizar el bienestar de quienes utilizarán estos espacios.

Los comentarios están cerrados.